Mi historia maquera

Imagen de iPod 3G y autob煤sMi primer contacto con Apple se remonta a 2003, cuando en el autob煤s de vuelta a casa desde el trabajo me encontr茅 con un compa帽ero de instituto con el que hac铆a a帽os no hablaba. El estaba entretenido y no repar贸 en mi presencia, yo si y me acerqu茅. Andaba embelesado con un artilugio electr贸nico entre las manos, su mirada reca铆a sobre una peque帽a pantalla en blanco y negro mientras sus dedos dibujaban un movimiento circular que llam贸 mi atenci贸n. Si, lo hab茅is adivinado, eso era un iPod, uno de tercera generaci贸n para ser m谩s preciso.

Estuvimos charlando en el viaje de vuelta de nuestra adolescencia, de lo que nos hab铆a deparado la vida tras dejar las aulas. Una vez nos pusimos al d铆a le pregunt茅 sobre ese aparato de m煤sica port谩til que me enamor贸 a primera vista. Me dej贸 trastear con 茅l y confieso que la primera vez que hice scroll con esa rueda (ya m铆tica) supe que ten铆a que hacer todo lo posible por hacerme con uno. Me explic贸 que era caro, pero que era el mejor. El autob煤s lleg贸 y nos despedimos. Los d铆as posteriores los pas茅 echando cuentas, necesitaba tener un iPod. Por aquellas ten铆a un PC y cuando al final me hice con el iPod me llev茅 una desagradable sorpresa pues no me ca铆 en la cuenta de que iba por Firewire y mi PC no ten铆a esa conexi贸n, otro gasto sumado al ya caro del iPod, pero me daba igual, quer铆a instalar cuanto antes iTunes y empezar a volcar mi m煤sica a ese dispositivo m谩gico. Me encantaba llevarme mi nuevo iPod al trabajo y aunque hab铆a otros MP3, ninguno igualaba al de Apple y eso quedaba demostrado cuando lo ense帽abas en p煤blico.

Disfrut茅 ese iPod de 15 GB y lo exprim铆 como pocos gadgets, era mi accesorio de viaje n煤mero uno hasta que lleg贸 el de quinta generaci贸n, con pantalla a color de 80 GB y lo renov茅. El primero se lo di a mi hermano el cual lo usaba en su coche con un adaptador de cinta de casete. A帽os despu茅s muri贸 en acto de servicio y hoy d铆a anda por casa, pero ya no arranca.

Como a muchos nos ha pasado y demuestra que Apple lo tiene bien estudiado, empiezas con un “simple” iPod y dentro de ti, sin darte cuenta, va naciendo algo que te llama a probar los ordenadores y dar un pasito m谩s. Los iPod funcionan en Windows, pero no es su h谩bitat, piden un OSX para dar todo de si. El paso a procesadores Intel con la opci贸n de instalar Windows en una partici贸n, me anim贸 a mi y a muchos a dar el paso de hacerme con uno. Si hoy los Mac son caros, a帽os atr谩s la diferencia era a煤n mayor, se sal铆an del presupuesto de la mayor铆a de “mortales”, entre ellos a mi. Pero me enter茅 de una campa帽a llamada “Plan avanza” por la cual el Estado fomentaba la compra de ordenadores ofreciendo con algunas entidades bancarias, hasta 3000鈧 en 3 a帽os con 0% de inter茅s. Era mi oportunidad de tener algo de otra forma casi inalcanzable. Me inform茅 y me concedieron el pr茅stamo, no cab铆a en mi de ilusi贸n. Me puse en contacto con Apple v铆a telef贸nica para hacer mi compra y un Macbook pro de 17″ Core 2 duo acab茅 encargando, 2700鈧 la broma, que junto al Applecare sobrepasaron los 3000鈧 iniciales. Era un dineral, pero cuando me lleg贸 y lo toqu茅 por primera vez, todo pas贸 a un segundo plano, ten铆a mi primer Mac. Sin saberlo, algo iba a cambiar ese d铆a.

Mi contacto hasta ese momento con el mundo Mac era nulo, los inicios eran un constante aprendizaje, las alforjas de Windows pesaban mucho. El uso que le di principalmente durante unos a帽os fue el de sincronizar iPod y m谩s tarde iPhone para poco a poco ir migrando tareas de Pc a Mac. Empiezas catalogando tus fotos, y montando el video de las vacaciones, hasta que en un momento sin darte cuenta, le has perdido el miedo y lo usas para todo. Pero no fue hasta mediados de 2010 (en el Apple Store de Xanad煤) cuando compr茅 el iMac de 21,5″ que uso actualmente, cuando dej茅 de vivir entre PC/Mac para zambullirme de pleno en OSX. Como curiosidad, ese d铆a iba a por un Mac mini y sal铆 con un iMac, tiritando dej茅 la tarjeta.

Por mi casa han pasado el iPhone 3G (otro momento 煤nico), el iPhone 4 y ahora un 5, el primer iPad y uno de segunda generaci贸n, adem谩s de un un iPod nano de 5a generaci贸n y uno de sexta que actualmente llevo diariamente como reloj de pulsera. Desde diciembre y tras unos a帽os sin un contacto diario con los PC, me he hecho con uno que s贸lo utilizo como plataforma de videojuegos conectado a la tele.

Yo nac铆 con la pasi贸n por la inform谩tica y en general por cualquier cacharro electr贸nico, pero no fue hasta la era de los Pentium II cuando tuve mi primer ordenador, 驴muy tarde a que s铆? No se pudo antes, mientras tanto disfrutaba con las consolas de videojuegos que me daban otras alegr铆as. La primera que tuve fue una Atari 2600, despu茅s lleg贸 la Gameboy y as铆 sucesivamente iba teniendo una consola por generaci贸n gracias a los Reyes Magos. Hoy d铆a conservo esas primeras junto a las que fui comprando seg煤n iban saliendo una vez pude costearme yo los gastos. Hoy d铆a tengo m谩s de 30 consolas y varias centenas de juegos y lo peor es que no para de crecer la colecci贸n, inversamente proporcional al espacio libre.

Hoy d铆a no me planteo abandonar Mac Os X ni iOS pues me da lo que necesito y funciona bien. Me uno al proyecto Gumcam en la mejor compa帽铆a, dispuesto a aprender cada d铆a de mis amigos y compa帽eros y a brindar los conocimientos que pueda tener en beneficio de esta comunidad.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Suscr铆bete al blog
Suscr铆bete al podcast
Compra en Amazon
S铆guenos