Soy maquero, lo confieso…

Retrato de @phroc en blanco y negro con su iPhone 3GS

 Como reza el título de esta entrada, soy maquero. Y si me preguntaran por qué, tendría que remontarme mucho en el tiempo para encontrar respuesta a esa pregunta. Y no estoy alardeando de ser maquero desde hace tiempos inmemoriales, todo lo contrario, sino que si echo la mirada atrás, tengo la sensación de haber estado ligado tecnológicamente a Apple desde que tengo uso de razón tecnófila, es decir desde casi siempre.

Como he contado en m√ļltiples ocasiones, soy un apasionado de la tecnolog√≠a en general y de todo lo que rodea a la inform√°tica en particular, desde mi m√°s tierna infancia. Esa pasi√≥n me ha llevado a disfrutar de muchos “inventos” inform√°ticos desde una temprana edad y en cuanto sal√≠an al mercado. He tenido la suerte de tener en mis manos”cacharros” que han marcado la historia reciente de la inform√°tica dom√©stica, en particular de marcas emblem√°ticas como Sinclair y Commodore. En los a√Īos 80, el destino puso en mi camino dos ordenadores que iban a cambiar mi percepci√≥n de la inform√°tica para siempre: el primer modelo de PC de IBM que adquiri√≥ la empresa de mi padre, que tuve oportunidad de manejar durante largas semanas hasta que la empresa de software encargada del desarrollo de las aplicaciones necesarias me lo arranc√≥ literalmente de la manos con gran dolor de mi coraz√≥n, y un Apple II propiedad de un amigo y vecino de mis padres con recursos econ√≥micos suficientemente amplios como para hacer frente a un desembolso nada despreciable en aquellos a√Īos, pero con conocimientos inform√°ticos tan limitados que no tuvo m√°s remedio que cederme el uso y disfrute del ordenador durante una muy larga temporada que recuerdo con much√≠simo cari√Īo, durante la cual aprend√≠ a programar en basic y llegu√© a pasarme m√°s horas ante un monitor que realizando cualquier otra actividad m√°s propia de un chico de unos 15 a√Īos.

Ese primer y largo contacto con Apple me marcó profundamente y me llevó a ser ya en aquel entonces fan y fiel seguidor de esos dos jóvenes americanos de nombre Steve, especialmente del que era para mi el gran ideólogo del invento  -Woz-, aunque los acontecimientos futuros me iban a demostrar que el alma de Apple era en realidad Jobs.

Los estudios universitarios y los inicios de mi vida profesional me llevaron a abandonar la marca de la manzana para adoptar lo que se llevaba entonces: un PC cl√≥nico. Durante esa √©poca relativamente larga de mi vida, de la cual no reniego en absoluto por todo lo que me ha aportado, segu√≠ muy pendiente del devenir de Apple, sufriendo en muchas ocasiones por lo que parec√≠a ser la cr√≥nica de una muerte anunciada. Y cuando me alejaba un poco m√°s de la cuenta del mundo de la manzana, ah√≠ estaba el destino para recordarme mi apego a la marca, incluso profesionalmente, con acontecimientos varios que me imped√≠an olvidarme de Apple. Recuerdo en particular un amigo y compa√Īero de profesi√≥n, hoy fallecido desgraciadamente, que me ense√Ī√≥ much√≠simas cosas de este oficio que hoy es el m√≠o, maquero de toda la vida aunque nada tecn√≥filo, que hizo todo lo que pudo y m√°s por incitarme a volver a usar un ordenador de Apple, invit√°ndome a usar su Mac en cuanto hubiera ocasi√≥n porque seg√ļn √©l era la mejor forma de que me diera cuenta de la diferencia abismal que hab√≠a con Windows.

Foto del iPod Mini azul de @phroc

Pero el detonante de mi vuelta al mundo de Apple es sin duda, como les ha pasado a muchos, la compra de un iPod, y en concreto de un iPod Mini azul que esta familia a√ļn conserva, comprado en el a√Īo 2005. Esa maravilla de la tecnolog√≠a hizo que desde ese mismo momento me planteara en serio un¬†come back¬†que s√≥lo era cuesti√≥n de tiempo. Resist√≠ al poder de seducci√≥n sin l√≠mites del “Lamparito” y al amor a primera vista que supuso para mi el iMac blanco. Pero cuando llegaron Intel y luego el iMac de aluminio, ya no me quedaban fuerzas para resistir y sucumb√≠.

Todos estos acontecimientos explican mi vuelta a Apple y mi cambio a Mac. Pero si hoy en d√≠a sigo siendo maquero convencido, entiendo como tal el que usa un Mac y no s√≥lo un dispositivo de Apple, es porque para mi OSX es EL SISTEMA OPERATIVO. Su gran estabilidad, sus m√ļltiples herramientas de productividad, como Spotlight, su ergonom√≠a, su facilidad de uso, lo hacen absolutamente imprescindible para mi, ya no para un uso personal, sino profesionalmente hablando. No me planteo el uso de otro sistema operativo en un ordenador de sobremesa o port√°til, no cabe en mi cabeza otra posibilidad, no existen alternativas a mi entender, y no estoy despreciando aqu√≠ los esfuerzos y logros conseguidos por los SO alternativos. Todo lo dem√°s, l√©ase iPhone, iPad, iOS, iPod, etc., es para mi un a√Īadido, un complemento. Me encantan todos estos cacharros, los uso, han pasado ya muchos por mis manos, son el presente y el futuro de la inform√°tica en general y de Apple en particular, pero OSX para mi es la joya de la corona, es el no va m√°s, un must que se dice, algo al que es muy dif√≠cil que renuncie en el futuro. Mucho tendr√≠an que cambiar las cosas en la era post Jobs para que yo cambiara OSX por otra cosa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *